CTSJ

NOTICIAS

Actualidad CTSJ

NOTICIAS

Hermanas Carmelitas Teresas de San José


FUNDACIÓN EDUCATIVA TERESA GUASCH

El pasado 18 de mayo en la Casa-Madre de la Congregación de Hermanas Carmelitas Teresas de San José se celebró el acto de acción de gracias por la puesta en marcha de la Fundación Educativa Teresa Guasch.


Asistieron a la celebración el Cardenal Arzobispo de Barcelona, el Secretario General de Escuelas Católicas, la Secretaria General de la Fundació EscolaCristiana de Catalunya, Hermanas del Gobierno General, Patronato de la FETG, Equipo de Titularidad de la FETG, Hermanas de la Congregación, equipos directivos de los colegios de la Fundación, y otros invitados.


A las 12 del mediodía, en la capilla donde descansan nuestras Madres Fundadoras participamos en la Eucaristía que presidió el Cardenal Arzobispo de Barcelona, Juan-José Omella. En su
homilía se mostró conocedor del carisma de Teresa Toda y Teresa Guasch, y dio a todos buenos e interesantes consejos, insistiendo en el compromiso que como educadores cristianos tenemos con
nuestros alumnos.


A continuación, en la sala de actos se realizaron los parlamentos. Intervinieron la Superiora General de la Congregación, la Presidenta de la FETG, el Secretario General de Escuelas Católicas, la Secretaria General de la Fundació Escola Cristianas de Catalunya, y puso el broche de oro final, el Cardenal Arzobispo de Barcelona, Juan-José Omella.


Todos recibieron fuertes y merecidos aplausos, sus palabras pueden y deben servir de guía al conjunto de integrantes de la Fundación, para que cada uno en su lugar de misión sepa comunicar, desde la propia vivencia, los valores cristianos. Todos insistieron en que si nos esforzamos por vivir con autenticidad el carisma de las Fundadoras sabremos hacerlo llegar a los alumnos de nuestros colegios.


Terminamos la celebración con un almuerzo-cóctel en el que compartimos una excelente variedad de preparados salados y dulces, y tuvimos la oportunidad de coincidir y poder conversar con personas de la Fundación que no tenemos siempre a nuestro alcance.


Todo en un ambiente de cercanía, sencillez, alegría y positividad.


Mª del Carmen Just

Ver Noticia

ENCUENTRO FAMILIA CARMELITANA

El 4 de mayo algunas de las Hermanas participamos en el encuentro de la Familia Carmelitana que se realizó en Medina del Campo. Una jornada cargada de espiritualidad, compartir, acogida, alegría y reencuentro.


Contamos con la presencia del Prepósito General de la Orden del Carmelo Descalzo, el Padre Miguel Márquez Calle, que nos dirigió unas palabras cálidas y desde la experiencia. “Decir María es decir promesa de vida, es una puerta, un camino insospechado”. Nos recordó que la orden está en el seno de María y ahí nos tenemos que dejar gestar porque algo nuevo está por nacer, a pesar de que estamos viviendo tiempos de muchas dificultades, porque lo que es imposible para nosotros, es posible para Dios.


Vivimos un hermoso espacio de musical orante con el Grupo Siloé de Murcia.


Culminamos con la celebración de la eucaristía en la iglesia de las Madres Carmelitas Descalzas, segunda fundación de la Santa.


Hna. Dania M. Rodríguez Zorrilla, ctsj

Ver Noticia

INICIO DEL NOVICIADO

El jueves 22 de febrero tuve la dicha de ser animada por el Señor en compañía de las hermanas de las comunidades de Madrid en mi entrada a la etapa del noviciado. Esta nueva etapa es fundamental dentro de la formación en la vida religiosa pues en ella se fortalecen las motivaciones y el sentido de pertenencia a la Congregación e identificación con el carisma y la misión.
Ciertamente me experimenté convocada por el Señor y, en primer lugar, agradecida por las vidas y la vocación de cada una de las Hermanas que, desde cerca y desde lejos, en comunión por medio de la oración por mi fidelidad, me acompañaron y son para mí como palabras a gritos que testimonian una vida entregada al servicio del Señor y en Él a los hermanos en fidelidad evangélica.


Para llegar a este paso han sido muchas las motivaciones que creo no sería capaz de abarcar todo, pero no puedo dejar de resaltar aquellas que más me han marcado para seguir acogiendo la voluntad de Dios en mí. Antes que todo lo que me ha animado en este camino ha sido el deseo profundo de responder con generosidad a la llamada, al amor que el Señor me continúa haciendo para estar con Él y servirle en la Iglesia como parte de una familia religiosa.


También me mantiene motivada el querer seguir creciendo en el camino de seguimiento de Jesús y estar abierta para la realización del plan de Dios conmigo como novicia de las Hermanas Carmelitas Teresas de San José. Pero en especial me ha motivado a llegar hasta este paso el Espíritu de Dios que siempre sopla donde quiere y como quiere y es el maestro interior por excelencia y esto lo ha hecho a través de rostros concretos en mi proceso, que han sido: Mi familia, mis padres y mis hermanas y en especial también aquellas Hermanas de la Congregación que Él mismo me ha regalado en estos años de formación, hermanas que han estado cercanas a mi crecimiento y maduración personal y espiritual y que han sostenido mi opción por Jesús por medio de su oración y ejemplo de caridad fraterna. Por eso, es justo dar gracias a tu Madre oh altísimo y proclamar tu gran misericordia y fidelidad conmigo. ¡Hágase en mi tu voluntad, Señor!


María Isabel Bruján Puente, novicia ctsj

Ver Noticia

LAS TERESAS DANDO VIDA POR AMOR

Los días del 23 al 25 de febrero, se realizó una convivencia juvenil vocacional en las instalaciones de los Hogares Teresa Toda de Azua, dirigida por las Hermanas Carmelitas Teresas de San José. Participaron 15 jóvenes de distintas localidades del país.


Aquí dejamos algunas de sus experiencias, contadas por ellas mismas:


Esta experiencia ha despertado más en mí, el deseo de seguir a nuestro Dios, su camino. El momento de la vigilia me ayudó a conectarme con Dios y el compartir con las niñas del hogar. Miguelina 16 años.


La convivencia fue un momento importante para mí, ya que pude salir de mis zonas de confort lo cual nunca lo había hecho. Sentir la paz y la armonía que transmiten algunas personas fue increíble. Los momentos con las niñas fueron inolvidables.


Un momento importante y muy marcador en mi vida, fue la misión en Sabana Yegua, porque pudimos ver que no debemos estar quejándonos por las cosas que tenemos, porque hay personas que desearían tener esa poca cosa que tenemos y que debemos ser agradecidos con con Dios.


La convivencia fue un momento de conexión con Dios, de acercarnos más a Él y de reflexionar sobre el sí de María, que debemos decirle sí al amor de Dios y abrir nuestro corazón como lo hizo María. Yo viví la convivencia con alegría y con ganas de conectar más con Dios y fue maravilloso haberme acercado un poco más a Él. Alejandra 16 años.


Mi experiencia fue muy buena, porque pude encontrarme conmigo misma y preguntarme qué Dios quiere de mí. También fue muy especial compartir con las niñas, el momento de la Eucaristía me encantó. Me he sentido muy feliz. Lorena 16 años.


La experiencia me ayudó a conocerme mejor a mí misma y a mis compañeras, a reflexionar sobre la vida de las Fundadoras Teresa Toda y Teresa Guasch, aprendí de ellas, que si nos ponemos en las manos de Dios y aceptamos lo Dios nos manda, no hay obstáculo que no podamos vencer. Por otra parte, el estar con las niñas del hogar es una experiencia siempre agradable que me llena de armonía. Yuleidi 20 años.


La experiencia vivida fue increíble, me gustó muchísimo, me marcó mucho en todos los aspectos, es una experiencia que te hace pensar y valorar cada día lo que te rodea y las personas que están contigo, lo que es compartir y dar una palabra de aliento a esa persona necesitada. También conocer a las niñas, brindarle compañía, encontrarme con Dios en los momentos de oración. Estoy muy agradecida por esta oportunidad, deseo que se repita. A través de esta experiencia, volví a preguntarme lo que Dios está buscando de mí, qué quiere Dios conmigo. María Isabel 22 años.

Ver Noticia

HERMANAS CARMELITAS TERESAS DE SAN JOSE. 75 ANIVERSARIO EN REPUBLICA DOMINICANA

El sábado, 17 de febrero 2024, se celebró en la Parroquia Nuestra Señora de los Remedios de Azua, República Dominicana, la Eucaristía de apertura del 75 aniversario de la llegada de la Congregación de Hermanas Carmelitas Teresas de San José a Tierra Dominicana.


La Eucaristía la presidió Monseñor Tomás Alejo Concepción, Obispo de la Diócesis de San Juan de la Maguana y Monseñor José Dolores Grullón, Obispo Emérito, concelebraron los sacerdotes, Padre José Antonio Duván López y Padre Bernardo Peralta. Con inmensa gratitud y gozo en el corazón, participamos de esta entrañable Eucaristía, casi todas las Hermanas del país, profesores, miembros de las Fraternidades Carmelitanas, alumnos, exalumnos, padres de familia, amigos, bienhechores y familiares.


En el marco de la fiesta del 146 aniversario de la Congregación de las Hermanas Carmelitas Teresas de San José, se dio apertura del año jubilar, 75 años de labor en Azua, en el Colegio San José y Hogares Teresa Toda.


Fueron emotivas y afectivas las palabras de la Homilía de Monseñor Grullón, dirigidas con cariño a la labor realizada por la Congregación en estos 75 años de misión; expresando que las Hermanas Religiosas han sido y son estrellas que han iluminado muchas vidas y hoy muchas de ellas ya brillan en el Reino de los cielos, dijo también, que muchos egresados, estudiantes, familias, brillan por sus buenas acciones, gracias a la educación recibida. También se refirió a la promoción de tantas personas que las Hermanas han evangelizado y formado en muchos campos y barrios de Sabana Yegua, Proyecto 2C y barrios periféricos de Azua y del Sur profundo, refiriéndose a San Juan de la Maguana y Elías Piña.


Terminada la Eucaristía, se ofreció un brindis para todo el pueblo presente, y se pasó al salón de actos del Colegio San José para disfrutar del almuerzo, amenizado con dos grupos artísticos invitados, los Hermanos Leiva y el grupo de Mangulina del ballet Folklórico Ramón Madora, siendo un espacio agradable de compartir familiar.


Hna. Teresa Jiménez Fernández, ctsj

Ver Noticia

CON UN CORAZÓN AGRADECIDO

Queridas Hermanas:


Desde Reus, donde me encuentro, quiero hacerme eco, en nombre de las tres Hermanas que vivimos la última temporada en Veguellina, antes de viajar a nuestros destinos.


Las Hermanas: Pilar Montejo, Rosalía Llamazares y una servidora, Carmen Gil, agradecemos las muestras de cariño recibidas de todo el pueblo de Veguellina, los gestos y palabras de consuelo que nos han ofrecido las Hermanas de las comunidades, quienes, al igual que nosotras, sienten nuestra partida de esa querida tierra, dejando vacía la casa y C/ de CARMELITAS Nº 1.


Hemos vivido unos meses en los que no podíamos expresar lo que sentíamos, hasta tener claro el momento y el día de despedida, pero lo sentimientos se iban agolpando y haciéndose más cercanos y presentes, cuando la fecha se aproximaba, realidad que nos afectaba y conmovía. Esta experiencia, también la vivieron otras Hermanas que no eran de la comunidad, por lo que nos compartían. No ha sido fácil, dejar una Casa que guarda tantos recuerdos, el pueblo con el que hemos hecho camino, tantas experiencias que llevamos en la memoria y el corazón.


En nuestros momentos de recreo y en otros espacios, comentábamos lo vivido y los recuerdos que teníamos del pueblo y sus gentes, la relación con los grupos, las atenciones recibidas, la delicadeza y familiaridad en el trato, la ayuda que nos ofrecieron los diferentes grupos parroquiales: catequesis, coro etc., una serie de manifestaciones de cariño que nos han marcado y que hizo más difícil la despedida. Tenemos mucha gratitud ante todo el bien recibido.


Nos alegra recordar, cómo la gente entraba en casa, como si fuéramos su familia; el coro Parroquial y los grupos de catequesis, utilizaban salas de ensayo para los cantos y fiestas que nos prodigaban y ellos mismos arreglaban y ordenaban todo, éramos una gran familia. Así fue nuestra experiencia con nuestro querido pueblo de Veguellina.


Nos llena de gozo recordar las despedidas en la Parroquia y la entrañable Eucaristía celebrada por el Obispo D Jesús de Astorga, donde estuvimos acompañadas por una representación de Hermanas y por toda la gente que nos aprecia y que valora el trabajo y dedicación de las Hermanas que han pasado por esa presencia. Posiblemente, ya conocéis detalles significativos, de esa emotiva celebración, por los comentarios que hicieron las Hermanas que asistieron. El momento de despedida en el pueblo, también se recogió en un vídeo que esperamos ver cuando lo transmitan.


Los días antes de retirarnos de Veguellina, vivimos encuentros con diferentes grupos que querían manifestar su adhesión a nuestro cariño y atención, el apoyo fue masivo.


El Alcalde y sus concejales, se hicieron presentes en casa para ofrecernos un simbólico regalo de su parte, nos lo entregaron y manifestaron su agradecimiento por la confianza depositada en ellos. Los grupos del coro y catequistas el último día, fueron a despedirnos con chocolate y pastas, a la vez que nos llevaron su regalo. Eso nos colmó de admiración y gratitud.


Cada vez que alguien llamaba a nuestra puerta, era para manifestar agradecimiento y apoyo. Ver cerradas las puertas, era motivo de nuestra ausencia, realidad que les costaba aceptar.


Muchos nos ofrecían sus casas, porque les sobraba sitio, sentimientos para retenernos, ignorando las verdaderas causas de nuestra salida.


Su consuelo era: “alguna vez vendrán por aquí”. Nosotras, que nos tocó vivir esos inolvidables momentos, agradecemos el apoyo a las decisiones tomadas, cuando no se ve otra opción a corto plazo. Hemos estado contentas y agradecidas en nuestra estancia en la casa que fue nuestro hogar durante 74 años.


Los recuerdos siguen llegando a nuestros móviles, manifestando el vacío que notan al pasar por nuestra casa. Esperan que en algún momento podamos recuperar lo que hemos dejado con nuestra presencia, aunque sea por poco tiempo, y ver abiertas sus puertas. En verdad que VEGUELLINA y sus gentes se lo merecen.


Esperanza no falta en Hermanas que desean pasar algunos días en ella. ¿Será en verano?

Ver Noticia

ENCUENTRO DE NAVIDAD

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz…” (Is 9,2)


Los días del 27 de diciembre al 2 de enero 2024 nos reunimos todas las hermanas de República Dominicana en el Carmelo, en la Capital.


Iniciamos con el Encuentro orando juntas la liturgia de Vísperas y luego compartiendo la cena con el toque festivo navideño propio de esta octava.


Al día siguiente sin afanes de madrugar salimos rumbo a Bayahibe, donde nos encontramos con el espléndido regalo de un resort. Gozamos de un día templado. Un cálido y atento recibimiento en el hotel y una esmerada atención todo el tiempo. Un espacio para la convivencia, el descanso y la recreación, muy necesario, que todas las participantes disfrutamos y agradecimos mucho.
Cargadas las baterías, al día siguiente vivimos con intensidad el día de retiro, enmarcado en la liturgia del día. La propuesta de reflexión – oración: Ir a Belén: “contemples lo que ha sucedido allí…”. Oramos con los textos de Lc 1, 6-20. Conforme a las dos pautas propuestas, nos acercamos a Jesús recién Nacido para contemplarlo, adorarlo y reiterar la ofrenda de nuestra persona. Permitiendo que el misterio de la Navidad interpele el hoy de nuestra vida.


A media mañana tuvimos también un espacio muy especial de adoración con tinte carmelitano.


Por la tarde nos reunimos para compartir nuestras resonancias del día, teniendo como referencia a la Sagrada Familia, en su sí renteramente disponible a la voluntad de Dios. Fue un momento clave, para comunicar las luces que el Señor nos regalo en la proximidad con María, José y Jesús, para identificar nuestras búsquedas, alegrías, temores, capacidad de amar, llamadas que el Espíritu nos hizo.


Concluimos el día con la celebración de la Eucaristía, presidida por el padre Francisco Escolástico, y la rica cena.


Nuestro segundo día, una jornada de reflexión prevista en tres momentos, dos por la mañana y uno por la tarde. Fue acompañada por el carmelita descalzo, Ariadis. La temática: la centralidad de Cristo en nuestra vida. A ejemplo de Jesús: vivir como mujeres ungidas por el Espíritu, mujeres de fe, orantes, fraternas y conciliadoras, de gran esperanza, fecundas, valientes, apasionadas por la vida… “mujeres del alba”. Mujeres que reconocen la noche que atraviesan, pero no paralizadas por el miedo o la desesperanza, al contrario sabedoras del gran tesoro del Carisma heredado por las Madres Teresa Toda y Teresa Guasch, atentas a los clamores de la humanidad.


Nuestro tercer día: ¡libre! Un día fresco, lluvioso…Oramos la liturgia de Laudes, celebramos la Eucaristía de domingo en la parroquia Santísima Trinidad y el último día del año y domingo transcurrió silenciosamente… A las 10:30 p.m. oramos haciendo ofrenda de todo lo vivido a la largo del año 2023, en tónica humilde y agradecida y abriéndonos para recibir el nuevo año que Dios nos concede el 2024. Siguió luego el brindis y subir al terrado a ver el derroche de fuegos pirotécnicos de la ciudad.


El cuarto día, 1° de enero de 2024, tuvimos la Eucaristía a medio día, presida por José Zaglur “Chumi”, sacerdote jesuita. Celebramos a María, Madre de Dios y nos unimos a la súplica por la paz de nuestro mundo.


Por la tarde tuvimos un espacio recreativo: algunos juegos, rifas, karaoke. Se nos hizo entrega de un regalo con motivo del 75 aniversario de la llegada de las hermanas Carmelitas Teresas de San José a esta querida Nación. Se abrió también un espacio para evaluar el encuentro. Se valoró especialmente la buena organización del equipo todo se realizó conforme a lo previsto, se consideraron tiempos para descansar, reflexionar, orar y convivir. Un, gracias especial, para la comunidad que nos acogió.


Un cariño saludo de parte de todas las hermanas. ¡Un bendecido año para todas!


Hna. María Cristina Sánchez Chávez, ctsj

Ver Noticia

RENOVACIÓN DE PROMESAS

El sábado 28 de octubre ha pasado a ser una fecha importante en la historia más personal e íntima de la Fraternidad Anawín del Lepe, porque fue el día en el que volvimos a renovar nuestra promesa, con la particularidad de que esta vez, lo hicimos en el centro de nuestro origen.


Anawín nunca soñó hacer la renovación de la promesa en el templo parroquial de Riudecanyes, lugar donde nuestras Venerables Madres fundadoras nacieron al mundo y a la Iglesia. Además, tuvimos la inmensa alegría de que parte de nuestros propios orígenes también se hicieran presente: la hermana Eulalia y la hermana Encarna nos arroparon con su presencia, igual que lo hicieron con el cariño y la oración la hermana Rafaela desde Burgos, la hermana Mª. Lourdes y Duvita desde Santa Marta y la hermana Estefanía desde Madrid, así como las hermanas Cecilia, María
Jesús y Ximena de la Comisión General de la Fraternidad Carmelitana, la hermana Juana Dolores y la superiora general Hna. María Rosa del Gobierno General. A todas nuestro agradecimiento y cariño.


Pero, además, el Señor nos concedió el honor y la satisfacción de que la Fraternidad Carmelitana “Violetas del Carmelo” de Madrid y la Fraternidad Carmelitana “Misericordia” de Reus, magnífica anfitriona del III Encuentro Nacional de Fraternidades Carmelitanas de España, celebrado los días 28 y 29 de octubre en Reus, fueran testigos emocionados de nuestro compromiso.


Ante nosotros se abren nuevos retos, nuevas metas, nuevas incertidumbres, pero no estamos solos, el Señor, su Santísima Madre, San José, Santa Teresa, nuestras Venerables Madres fundadoras y todo el Instituto de Hermanas Carmelitas Teresas de San José representado en la hermana María Soledad Martín y la hermana Teresa Llamazares que nos acompañarán a partir de ahora, velarán por nosotros.


El Señor sigue estando grande con nosotros y estamos alegres.


Manuel Ponce Ortiz. Fraternidad Anawín

Ver Noticia

EN CAMINO, ANIMADAS POR LA FRATERNIDAD

Los días 23 y 24 de septiembre estuvimos reunidas en El Carmelo, Santo Domingo, todas las Hermanas de las comunidades de República Dominicana.


Iniciamos el día 23 con la celebración de la Eucaristía que presidió el P. Cristian Espinal, sj, quien nos animaba a vivir este encuentro desde la fraternidad y comunión, sintiéndonos Hermanas.


Al terminar la Eucaristía compartimos nuestra vida, vocación y búsquedas en grupos de crecimiento, cuyos nombres eran: violetas, misericordia y fidelidad. Después del trabajo grupal presentamos de forma creativa lo conversado. De esta manera entre todas nos enriquecemos.


Terminamos nuestro primer día de encuentro animadas porque en enero del próximo año estaremos celebrando 75 años de presencia en tierras dominicanas, pero también agradecidas porque nuestra Hermana Carmen Fernández quiso compartir con nosotras lo que significó para ella realizar un mes de Ejercicios Espirituales y celebrar 50 años de Vida Consagrada; las Hermanas que participaron en la Jornada Mundial de la Juventud, realizada en Lisboa, nos contaron la alegría del encuentro con el Papa Francisco; nuestra Hermana Stephanie Santiago nos habló de su Profesión Perpetua y las Hermanas que peregrinaron a Tierra Santa se mostraron agradecidas porque conocieron la tierra que pisó Jesús.


El día 24, además de celebrar a la Patrona de nuestro pueblo, la Virgen de las Mercedes, celebramos los 50 años de Vida Religiosa de nuestra Hermana Carmen y la Profesión Perpetua de nuestra Hermana Stephanie. Sin embargo, estos acontecimientos no fueron motivo para dejar de lado nuestras obligaciones. Este día continuamos trabajando por grupos comunitarios, vislumbrando hacia dónde queríamos caminar. Tras un compartir muy sincero cerramos nuestro trabajo pidiéndole a nuestras Hermanas que oremos las unas por las otras, que nos queramos, que nos apoyemos y que vivamos con alegría nuestra consagración.


Dimos término a estos días de encuentro celebrando la Eucaristía, dando gracias a Dios por lo vivido y compartido ¡Esperamos que se repitan estos espacios que nos ayudan a crecer en fraternidad!


Hermanas Stephanie Marie Santiago Pizarro, ctsj y Constanza Andrea Farías Banto, ctsj

Ver Noticia
Por favor Acepta todas las cookies para ver todo el contenido.