zona privadazona privadafacebookfacebook
MENÚ
En Riudecanyes, año 1826, comenzó esta bella historia: dos mujeres, Teresa Toda y Teresa Guasch...
Aquel grano de mostaza que en 1878 fue echado en los campos de la Iglesia, se ha desarrollado sólidamente.
Creced como violetas, volad como palomas, con sencillo corazón.
Siendo para los jóvenes y niños, madres, maestras y amigas.
Nos esforzamos para que los distintos lugares donde desarrollamos nuestra misión sean espacios de acogida.

NOTICIAS

en portada
16/10/2019
celebración 50 años de Vida Religiosa Provincia Nuestra Señora de la Altagracia

“TE BASTA MI GRACIA, TU FUERZA SE REALIZA EN MI DEBILIDAD”


Con gran alegría y agradecimiento se celebraron los 50 años de vida consagrada de las Hermanas María Consuelo Ortíz Ortíz y Alondrina María Trinidad Díaz, el 12 de octubre del año en curso, con una eucaristía de acción de gracias cargada de detalles y gestos de vida, que adornaron el momento celebrativo. Este evento se realizó en la capilla de la Casa Provincial en Santo Domingo, allí aprovechamos la ocasión para dar gracias al Señor por los 70 años de vida religiosa de la Hna. Inés Peña Pérez, que también  renueva la fidelidad de Dios en ella.
 
La celebración fue presidida por el sobrino de la Hna. María Consuelo, el P. Daniel Ortiz, Salesiano y le acompañó, como concelebrante, el P. André Dumas, msc.
 
En un ambiente de gozo, gratitud, muestras de cariño y fraternidad se desarrolló esta actividad, donde estuvieron presentes las hermanas de la demarcación en el país, los familiares, amigos y algunos miembros de las fraternidades carmelitanas, quienes acompañaron a las hermanas en tan significativa ceremonia.
 
Dicha celebración de la eucaristía contó con tres momentos importantes: 
  • Celebrar la vida entregada y fiel de nuestras Hermanas, que cumplieron 50 y 70 años de vida religiosa.
  • La renovación de las promesas de dos miembros de las fraternidades del Monte Carmelo.
  • El envío misionero de la Hna. Dania Margarita Rodríguez, que ha sido elegida para ser miembro del Gobierno General de la Congregación en España.
 
Todo ello fue motivo para elevar al Padre Dios una acción de gracias, salida del corazón y expresada en las palabras que pronunciaron las Hermanas María Consuelo y Alondrina María al finalizar la celebración, como se describe a continuación:
 
 “Doy gracias a Dios por el don de la vida, antes que naciera pensabas en mí.
 
A la Santísima Virgen que con su cuidado espiritual siempre está conmigo.
 
A mis padres por tanto amor que me dieron y porque fueron ellos los primeros que me enseñaron a rezar, que me enseñaron que Dios es un Padre bueno y Padre de todos.

Gracias a mis hermanos y demás familiares.
 
A mi Congregación de Hermanas Carmelitas Teresas de San José, que me acogió con mucho cariño, en la cual he pasado estos 50 años, a todas las comunidades y a todas las personas que con su ejemplo y oración han sido un apoyo  en mí caminar.

50 años se dice muy pronto, pero es mucho lo vivido, a veces cayendo, otras levantándome, unas noches oscuras otras noches de luz.  La vocación es un tesoro puesto en vasijas de barro que hay que cuidar con mucho amor. Gracias Señor por tanto bien recibido.” (Hna. María Consuelo Ortiz Ortiz)

 
“Te alabo y te doy gracias Señor por el regalo de mi vocación. Por tu compañía, fidelidad, ternura y amor.
 
Por la oportunidad de experimentar el amor infinito que me tienes, a través de tantas gracias recibidas de tu generosidad.
 
Agradezco con una oración, a mis padres Cirilo y Francisca, epd, por la vida y el apoyo que me dieron.
 
Gracias Señor, por tantas personas que me han acompañado en mi formación, en la misión, a lo largo de mi existencia. Gracias por salir siempre a mi encuentro en todos los momentos y circunstancias de mi vida. Gracias por la oportunidad de encontrarte en tantos rostros pequeños, en estos 50 años de servicio para extender tu Reino.
 
Gracias Jesús por regalarme a María, como modelo de fidelidad y entrega a tu querer. Gracias por ayudarme a seguir confiando en tu cercanía, mi Dios, que siempre estás dispuesto a caminar a mi lado. Gracias por acogerme en tus brazos, como tu hija amada y querida. Gracias por mi Congregación y por cada Carmelita Teresa de San José.” (Hna. Alondrina María Trinidad Diaz)

  

 Hna. María Consuelo Ortiz Ortiz
Hna. Alondrina María Trinidad Diaz

 









María y Consuelo
galería
GALERÍA DE IMÁGENES
sacerdotes1
Todas las Hermanas
ofrenda
capilla CP
Comunidad 2
Comunidad CP